Técnica con ventosas | Osteopatía Salvador Marín
15785
page-template-default,page,page-id-15785,page-child,parent-pageid-15662,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Terapia con ventosas

El cupping o técnica con ventosas consiste en la aplicación de ventosas sobre la piel, con las que se hace el vacío, succionando la piel y parte del músculo, de tal modo que se abren los poros y favorece la estimulación sanguínea y linfática.

La terapia con ventosas se puede realizar con diferentes técnicas, en función de los objetivos del tratamiento:

Terapia con ventosas
  • Masaje: se aplica aceite en la zona a tratar con el fin de facilitar el desplazamiento de la ventosa mientras se mantiene el vacío, lo que permite realizar un masaje que facilita el movimiento de fluidos. Se utiliza para favorecer el drenaje linfático y sanguíneo, así como para eliminar las toxinas que contienen la sangre y la linfa.

 

  • Aplicación y extracción rápida de la ventosa: únicamente se utiliza sobre la espalda. Se aplica la ventosa y se retira rápidamente a los pocos segundos Esta técnica se utiliza solamente en la espalda, y es para hacer incidencia en los pulmones. Se aplica la ventosa, se deja dos o tres segundos y se repite la maniobra hasta recorrer toda la superficie sobre la que se desea actuar. Se utiliza especialmente en casos de congestión pulmonar.
  • Ventosa fija seca: se fija la ventosa sobre puntos específicos para trabajar aquellos órganos que tienen sus puntos reflejos en la espalda. Igualmente se utiliza para el tratamiento de tensión muscular y otros bloqueos musculares que causan dolor.
  • Sangrado con ventosa: se pincha la piel y se coloca la ventosa, de modo que el efecto de succión provoca un leve sangrado. Esta técnica se utiliza en procesos inflamatorios con el fin de reducir la tensión o la congestión de la zona inflamada.
  • En términos generales, la técnica con ventosas se utiliza con diferentes objetivos terapéuticos:
    • Drenaje linfático.
    • Eliminar toxinas.
    • Tratar tensión muscular.
    • Acción antiinflamatoria y analgésica.
    • Fortalecer los tendones.
    • Eliminar el exceso de grasa y la retención de líquidos.
    • Reducir edemas.
    • Dificultades respiratorias por diferentes causas.

     

Terapia con ventosas